Aisoy co-desarrolla un nuevo tratamiento asistido por Aisoy1 para mejorar la calidad de vida de los niños con autismo

julio 05, 2016

En Aisoy estamos comprometidos con mejorar la calidad de vida de las personas utilizando la robótica emocional y la inteligencia artificial.

Por ello, nos hace especialmente felices comentaros que iniciamos un apasionante proyecto para un colectivo al que tenemos especial aprecio: los niños con autismo y sus familiares. Esperamos que los resultados de este proyecto sean útiles para mejorar la calidad de vida de muchos niños de todo el mundo. Y eso es una motivación muy poderosa.

Aisoy1, el robot emocional

De momento, aquí tenéis la nota de prensa oficial. Os seguiremos informando de nuestros progresos.

--------

Nota de prensa

PSICÓLOGOS E INGENIEROS DE LA UMH DESARROLLAN UN NUEVO TRATAMIENTO ASISTIDO POR ROBOTS PARA NIÑOS CON AUTISMO

Elche, 5 de Julio de 2016

Psicólogos de la Clínica Universitaria y la empresa Aisoy Robotics del parque Científico de la Universidad Miguel Hernández han comenzado a trabajar de forma conjunta para desarrollar un programa de tratamiento para niños diagnosticados con trastorno del espectro autista que incluye como complemento el uso de robots sociales como ayuda para la terapia. Los investigadores de este equipo multidisciplinar combinarán conocimientos de la psicopatología, la psicología clínica y la ingeniería robótica para crear un conjunto de juegos de interacción entre el niño, su terapeuta y el robot que permitan mejorar sus habilidades cognitivas, emocionales y sociales.

¿Quién puede beneficiarse de esta nueva terapia?

El uso de la inteligencia artificial y la robótica está mostrando efectos prometedores al aumentar los beneficios de la terapia para niños con distintos problemas del desarrollo. Los planes de este equipo son explorar distintas formas en que el robot Aisoy1, un robot emocional, puede potenciar los tratamientos que llevan a cabo en la Clínica Universitaria. Inicialmente se va a poner a prueba con niños con diagnóstico de Trastorno del Espectro Autista, que incluye distintos niveles de afectación, desde los más leves conocidos como síndrome de Asperger, hasta casos de mayor gravedad. En un futuro el equipo pretende ampliar la asistencia de robots como coterapeutas en el tratamiento de otros problemas infantiles, como los problemas de impulsividad y el trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad. 

¿Qué es el autismo?

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo que afecta aproximadamente a uno de cada 120 niños. Los niños y niñas diagnosticados con este problema presentan dificultades para relacionarse socialmente, comprender las intenciones de los demás, anticipar lo que los otros pueden pensar sobre su comportamiento, entender las consecuencias de los actos, e identificar y manejar las emociones. Dada la alta prevalencia y las limitaciones de los tratamientos convencionales es preciso estudiar las aportaciones de nuevos programas que ayuden a mejorar las dificultades observadas en su desarrollo.

¿Qué evidencias existen sobre el uso de robots para la terapia?

Estudios en otros países están empezando a mostrar los beneficios del uso robots en el tratamiento de niños con autismo por varios motivos. En primer lugar, los niños autistas suelen ser más receptivos a la interacción con elementos tecnológicos que por otras personas. Por ello cuando el robot administra refuerzo social elogiando las tareas que completa correctamente el niño se cuenta con un factor extra para el aprendizaje. En segundo lugar, los robots suponen un estímulo novedoso y llamativo, lo que supone un elemento motivador potente que propicia una mayor interacción mediante el contacto visual y distintos juegos cognitivos y de roles. En tercer lugar, los robots pueden seguir pautas de interacción más restringidas y controladas por el niño, que en el caso de los autistas suelen presentar problemas ante la variedad de situaciones impredecibles del mundo real, donde la interacción con humanos presenta más ambigüedad y dificultad para ser comprendidas por ellos.

El nuevo tratamiento tiene como abarca un entrenamiento en habilidades comunicativas, cognitivas y emocionales en niños diagnosticados con trastorno del espectro autista. Durante la sesión el robot actúa como un ayudante del terapeuta, expresa emociones que han de ser identificadas por el niño, propone juegos para ejercitar distintas habilidades, ayuda a fomentar la adherencia terapéutica y los vínculos emocionales por parte del niño.

¿Qué limitaciones tienen los tratamientos para el autismo y qué puede aportar una terapia asistida por robots? ¿Por qué el robot es un elemento valioso en la terapia para el autismo?

La complejidad de los trastornos del espectro autista y su base biológica al tratarse de un trastorno del neurodesarrollo afecta al funcionamiento cognitivo, social y emocional del menor. Frecuentemente el tratamiento debe abarcar numerosas áreas adicionales, como los problemas de conducta o los déficits en habilidades sociales debidos muchas veces a la extrema rigidez que suele caracterizar a los niños con este trastorno. El tratamiento por tanto es largo y puede tender a desmotivar al niño.

El uso de robots como asistentes en la terapia puede aportar un importante factor motivador hacia la terapia. El niño autista suele tener un menor interés por la relación con otras personas, aunque presenta una atracción alta por elementos tecnológicos. El robot además es junto al terapeuta el administrador de recompensas durante la sesión, con mensajes personalizados para cada niño.

¿Qué tiene de novedosa esta aplicación?

Aisoy1 es un robot emocional capaz de crear vínculos afectivos con los niños. Para ello utiliza capacidades de comunicación verbal y no verbal así como de interacción natural de forma similar a como lo hacemos las personas. Entre esas capacidades se encuentran la de poder expresar 5 emociones principales (alegría, tristeza, miedo, ira y asco) y otras 9 secundarias, sentir cuando le acarician o le molestan, ver si está o no acompañado y hablar en varios idiomas. Este carácter emocional de Aisoy1 permite que el trabajo de habilidades cognitivas, relacionadas con el funcionamiento ejecutivo esté combinado con respuestas emocionales cuando el niño se esfuerza más.

Sus movimientos de la cabeza y la cara expresiva proporcionan a los niños información muy comprensible sobre sus estados emocionales. A los niños les encanta cómo Aisoy1 combina movimientos de la cabeza horizontales y verticales con las cejas y párpados. Aisoy1 puede expresar algunas emociones usando estos elementos, enriqueciéndola con luces, animaciones boca del vientre y también hablando. Esta capacidad social proporciona un vínculo emocional con los usuarios y se puede utilizar en una amplia gama de actividades en las que las emociones son clave, desde obras de teatro robótica a la enseñanza de las matemáticas o ayudar a los niños con dificultades. 

Un robot debe saber lo que está sucediendo a su alrededor con el fin de reaccionar de forma adaptativa. Aisoy1 incluye sensores de contacto en la cabeza y el cuerpo para saber si le está tocando, y también pueden actuar como botones de control para activar acciones del robot. También es capaz de conocer sus posiciones gracias a un acelerómetro: acostado, boca abajo o boca abajo son sólo algunas posibilidades. Además, puede utilizar otros sensores externos como la temperatura mediante una conexión directa o bien a través de la red Wi-Fi) y gestionarlos con Aisoy1.

Los ojos del robot están compuestos por una cámara 3Mpx que utiliza algoritmos de visión artificial para la detección de rostros. Esto permite programarlo de forma que reaccione de forma automática cuando una cara está en frente. Sin embargo, es aún más divertido usar los códigos QR para proporcionar instrucciones a su Aisoy1 y construir múltiples aplicaciones por ejemplo, matemáticas para jugar, aprender vocabulario, practicar un nuevo idioma o utilizarlo como una nueva manera de. Los niños disfrutan mucho la combinación de tarjetas con su Aisoy1 porque pueden crear sus propias tarjetas personales y de uso para aplicaciones que quieran. (Nota: necesitará una aplicación de generador de QR).

¿Cómo funciona la terapia asistida por el robot Aisoy1?

En el transcurso de la sesión el terapeuta va planteando distintas actividades pautadas para la interacción con el robot. Un primer bloque de actividades persigue mejorar la asociación de estímulos y la memoria mediante la identificación de símbolos que presenta el terapeuta y que el robot ayuda al niño a identificar. En el modulo de interacción social se potencia la intención comunicativa iniciando actividades conjuntas llamativas entre el niño y el robot, donde se demanda la acción directa del niño. El paquete de juegos sociales se completa con actividades de juego simbólico donde el niño interactúa con el robot y éste responde identificando la intención del niño, reforzándole y mostrando cambios emocionales que ayudan a fijar el aprendizaje y a relacionar simultáneamente aspectos del desarrollo cognitivo y emocional.

El programa conductual asistido por el robot se compone por doce sesiones que se aplican con una periodicidad semanal. En cada una de estas sesiones se incluyen entre dos y cuatro actividades por área y se medirán de forma específica las respuestas que dé el niño. Las áreas o módulos que incluye el programa terapéutico son el área comunicativa (intención comunicativa, atención compartida, lenguaje), cognitiva (atención visual, función ejecutiva y memoria) y social (imitación, reconocimiento de emociones y juegos simbólicos). Las actividades que plantea el robot son presentadas al niño a modo de juego, a los que tendrá que responder realizando unas tareas concretas.

En una primera fase donde se evaluará la versión piloto del programa participarán un grupo reducido de niños diagnosticados con distintos niveles de autismo, incluido asperger y TEA de alto funcionamiento.

A partir del próximo mes de enero estará disponible una versión testada del programa terapéutico que incluirá un manual del terapeuta y una modalidad para TEA del robot Aisoy1 programado con el software de actividades para que los padres y otros terapeutas puedan aplicarlo en casa.

¿Quiénes forman parte del proyecto?

Aisoy Robotics y Clínica Universitaria

Clínica Universitaria

La Clínica Universitaria es un centro de transferencia tecnológica asistencial que se encarga de trasladar a la sociedad los avances en la investigación clínica en ciencias del comportamiento. Los profesores José Pedro Espada y Elena Carratalá son doctores en psicología y se encargan del componente psicoeducativo del programa.

Aisoy Robotics

Aisoy Robotics es una empresa de base tecnológica pionera en robótica emocional e inteligencia artificial que está redefiniendo el futuro del juego, la educación y la calidad de vida. Aisoy crea robots emocionales de entretenimiento que están cambiando la forma en que las personas juegan, aprenden, descubren y se divierten en su día a día.




Ver artículo completo

¿Cuál es el camino correcto para nuestros hijos?
¿Cuál es el camino correcto para nuestros hijos?

abril 07, 2017

Aisoy1 KiK es el primer robot del mundo que se preocupa de conocer y desarrollar las inteligencias múltiples de tu hijo.

Ver artículo completo

Aisoy da la bienvenida a North American Learning Robots, su distribuidor para USA
Aisoy da la bienvenida a North American Learning Robots, su distribuidor para USA

marzo 06, 2017

North American Learning Robotics es el distribuidor oficial exclusivo de los productos Aisoy en USA

Aisoy, fabricante español de los robots educativos emocionales que favorecen la creatividad y el desarrollo de las inteligencias múltiples de forma personalizada, dispuesto a conquistar el mercado americano.

Ver artículo completo

Nuestros niños NO son los robots del mañana, ni queremos que lo sean
Nuestros niños NO son los robots del mañana, ni queremos que lo sean

febrero 27, 2017

En general, hay mucha preocupación por lo que harán o dejarán de hacer los robots el día de mañana, los beneficios que aportarán, y también los males que traerán asociados a ellos.

Ver artículo completo